En algún lugar

"La necesidad del momento ganaba siempre a las promesas del futuro, por muy tentadoras que éstas fueran"

Karl Ove Knausgard

miércoles, 1 de marzo de 2017

CAPTAIN FANTASTIC

<Toca bajar los trastos a la furgoneta. Nuestros esquíes de segunda mano, viejos sí, pero nuestros y nos deslizaremos pendiente abajo igual que cualquier otro. Sí este fin de semana toca nieve. La cuerda, los aparejos de aseguramiento, la comida (sí, envenenada, trasgenizada, pero podemos hartarnos hasta reventar) y la ropa (también mala, vieja, heredada, pero nuestra y en cierta manera específica).

Ponemos rumbo a Porte-Puymorens dónde dormiremos y pasaremos todo el fin de semana. Parece que hay mucha nieve así que unos escalaremos corredores y otros se dedicaran al noble arte de subir sus culos en los telesillas y otros haremos skimo por las innumerables canales de nieve que hay en la zona. Subimos por la C-58 que conduce hasta Berga y despúes atravesamos el Túnel del Cadí que no pagamos obviamente (también obviamente cada uno que haga lo que le venga en gusto pero nosotros pasamos de pagar una infraestructura que luego reparte beneficios millonarios a sus accionistas pagada con los impuestos de tod@s). 

LLegamos a Porte-Puymorens hace viento y un frío que invita poco, o nada a estar en la calle. Cenamos rapidito y para la cama.

A la mañana siguiente Nasser y el padre se preparan para hacer algo de skimo y África y madre esquí alpino. 

Vamos allá. Subimos pegados a la pista, mientras otras bajan a comprar el forfait. Después de pensar y no enredar al niño decido subir por un corredor ancho que sube al Pic de la Mina. No tengo información de él. Cagada. Siempre lo que parece fácil no lo és. 

Maya se pega una ostia que da con todo el hielo en la cara. 

Nos desviamos ya por nieve virgen y vamos apretando para subir hasta que es mejor quitarse los skies y subir con los crampones y los piolets. La nieve está blanda y nos tenemos que turnar para abrir huella.

África que ha dado un cambio drástico en cuanto a la confianza en esquiar baja a lo loco por las pistas. Técnica cero, creo que es todo locura.

Vamos subiendo, pero aquello se pinga. Nos desviamos a la derecha donde superamos varios resaltes de rocas y buscamos los lugares donde la nieve está más dura. Después de subir por un tramo mixto con algo de hielo. Tampoco es que estemos en el Anapurna. Volvemos a la Este, dónde hacemos una travesía que me esta la nieve dura, y aquí si no vale un resbalón porque si no te paras bajas, a ojo, unos 300 metros. O mueres o solo sería un chute de adrenalina. 

Maya y África siguen subiendo y bajando. Subiendo y bajando. 

De repente una bolsa de plástico vuela por encima de nuestras cabezas. No queda mucho para la cima. Salimos de la travesía dejo al enano atrás y escucho unas voces; el terreno es más plano y entre rocas. Subo un poco más y veo cabezas la puñetera cima. Animo a Nasser que ya estamos. Lo que parecía algo rápido se ha convertido en una pesada subida de 4 horas abriendo huella mayoritariamente.  Násser está hecho polvo. Hablamos con Maya por teléfono y quedamos en el último telesillas. 

Bajamos hasta donde se pueden poner los esquíes. Quitamos pieles y para bajo. La nieve está venteada y dura. Yo que soy un auténtico patán esquiando me pego un montón de natas el enano tranquilamente va bajando. Será... No consigo pillarlo. Finalmente llegamos. Yo cansado comparto con la loca de África, Maya y el otro loco una bajada y me voy tranquilamente hasta la furgo. Ellos hacen un par de bajadas.

Botas, esquíes todo lo ponemos encima del techo para secar aún hay sol. Jugamos al ajedrez leemos y finalmente cuando anochece ponemos la tablet y vemos la película Captain Fantastic (una buena película que disfrutamos. Como siempre al final sale la vena americanizada y se desvía hasta entrar en la exageración. Aún así buena peli).

Al día siguiente Násser, África y Maya harán esquí alpino. Alberto la skimo. Subo por la Canal Central hasta llegar Pic de la Font Freda. Buena canal aunque fácil, sino recuerdo mal con algún punto de 55º. Pero hay mucha nieve y dura y es fácil la progresión. La cornisa final, le da algo de emoción. Una vez arriba me desvío hacia el sud para buscar la bajada. Me coloco los skíes y entre nata y nata consigo llegar abajo. Lo mismo quedamos, nos vemos y me voy para la furgo. Descanso hasta que llegan los incombustibles. Comemos y allá a las seis ponemos rumbo a casa. A sido un buen fin de semana.

Esta entrada, como no, está inspirada en parte en la película Captain Fantastic:http://www.filmaffinity.com/es/film552091.html























No hay comentarios:

Publicar un comentario