En algún lugar

"La necesidad del momento ganaba siempre a las promesas del futuro, por muy tentadoras que éstas fueran"

Karl Ove Knausgard

domingo, 11 de diciembre de 2016

"Lo que aletea en nuestras cabezas" Fills del Vent a la Canalda

No podía continuar escondiéndome debajo de las mantas así que gracias a Lluis (https://www.facebook.com/luis.guijarromorales?hc_ref=NEWSFEED) consigo sacar la cabeza, que no sea otro ayer que se escapa entre los dedos, hago acopio de fuerza para luchar con el enemigo que vive dentro de mí hasta hacerle claudicar, y el viernes por la noche nos vamos para la Canalda a escalar Fills del Vent, una vía que tenía en mente desde hace tiempo. Me gusta la Canalda, por su precariedad, por su soledad porque debes sacar un poco de lo mejor de uno mismo. 
Hay algunas reseñas en la red para tener que cargar más la red con otra más. Hay van algunas:




Así que nos levantamos a buena hora y con incienso, el Sol calentando la furgoneta y nuestros deseos de averiguar hasta dónde llegaremos, desayunamos tranquilamente y sentimos el volar de los "voltors" sobre nuestra cabezas. 

Movemos la furgoneta hasta pie de vía y preparamos el material. Ups! Lluís se ha dejado la cuerda... tenemos dos posibilidades o subir con la de deportiva o subir únicamente con la Beal Opera de 8,5m. Decidimos cargar únicamente con esta para sentir la más absoluta ligereza durante la escalada. Es un punto de adrenalina que llena aún más una escalada exigente psicológica (que no física) y que supone, para mí, rellenar más huecos. 

Nos ponemos a ello. Primer largo fácil, con una salida calentona, pero asequible. No pienses en el seguro que dejas atrás ni en el siguiente únicamente piensa en el paso que esta por venir. Deja fluir tus manos por la roca, deja que tus pies de gato encuentren el mejor agarre, y disfruta de un lugar mágico. Sintiendo la brisa pasajera, por cada metro vertical que ganas. 

Segundo largo, de trámite bien asegurado, no colocamos ni un seguro flotante y ascendemos hasta la reunión. 

Tercer largo, otro trámite, hasta llegar a una plataforma herbosa dónde ahora sí llegas al mejor largo de toda la vía el 4º. 

Cuarto largo. Una buena placa lisa, con buriles, algún parabolt, con agarres de equilibrio y pequeñitas regletas, no chapes ese buril que te rozará la cuerda en exceso y suspira y relájate hasta el siguiente seguro. No se carectiza la roca por ser en excesivamente aderhente y notas como la goma de los gatos se esfuerzan en no patinar. Venga arriba, hasta un pequeño diedro que tumbado vas a buscar la reunión, dejas un clavo oxidado atrás. Y ya está. A partir de ahora quedan una serie de largos fáciles y demasiado herbosos. 

Quinto Largo una buena travesía hacia la derecha y con un paso interesante te va acercando hasta la parte final. 

Sexto y Séptimo largo (s). Me toca a mí. Subo y voy encontrando la parte más interesante del sexto largo suficientemente motivante para seguir arriba. Como en trance no veo la reunión y sigo adelante hasta encontrarme con el antiestético último supuesto paso difícil de la vía. Excesivamente protegido, chapas el volt haces un feo paso de bloque y has acabado por llegar a la cima. Largo de 55 metros. Los "voltors" vuelan a nuestra a altura y disfrutamos de la vistas y de su compañía imaginando que podemos volar como ellos. Pero aunque satisfecho noto a faltar a alguien.

Estamos empezando ya planear la siguiente. ¿cuántos metros nos dejará el destino seguir jugando con la verticalidad? Allí nos encontraremos en el cielo azul. Espero estar contigo la proxima vez. Espero encontraros esperándonos la próxima vez, sino siempre habrá una pequeña pieza que hará que nada encaje del todo.










Inspiraciones:
 
 






No hay comentarios:

Publicar un comentario