En algún lugar

"De pequeño me impusieron las costumbres, me educaron para hombre adinerado, pero ahora prefiero ser un indio que un importante abogado"

Extremoduro


martes, 16 de agosto de 2016

Una semana en el camping Aneto (Benasque)

La abuela quería pasar una semana con lo nietos, así que escogimos el camping Aneto cerquita de Benasque para que los enanos y la abuela disfrutaran de la naturaleza.

Llegamos el lunes. Comemos y los pequeñajos se quedan en el camping disfrutando de la piscina. Yo me cojo y para hacer algo de ejercicio me voy a repetir la ferrata de Sacs. Leo, mal, que hay una salida alternativa remontando hasta el primer cerro. Unos 15 minutos a la izquierda de la salida de la ferrata. LLego al cerro y veo que hay un sendero que se dirige hacia el interior del barranco de Sacs. Lo sigo pero cada vez es más angosto. Pero sigo percibiendo un sendero, eso sí, con pinta de poco transitado. En ningún momento pierdo de vista la carretera ni el pueblo. Llego al barranco de Sacs lo atravieso por la parte alta y continuo ya en el otro lado de la ladera. Continuo caminando pero empiezo a emboscarme. Llevo ya tres horas de caminata. Al ver que pierdo toda referencia cojo un arroyuelo que baja. Pero voy a dar al barranco de Sacs. Empiezo a mirar y veo que hay rápeles pero no llevo cuerda así que trago saliva y destrepo varios. Ya llegando al final. Veía perfectamente la carretera un salto bastante grande y con las paredes lisas como mármol me impide bajar. Cruzo el barranco en dirección Benasque y doy con unas placas lisas que tienen parabolts. Intento destrepar la vía pero es en adheréncia y con las bambas de aproximación lo encuentro difícil. Así que vuelvo a tragar saliva y tiro para arriba. Paso una reunión y sigo. Llego al final de la vía y veo que hay un pequeño sendero con fitas. Me digo por aquí saldrán los que escalen. Pero para mi sorpresa la fitas conducen hasta una instalación de rapel. Vuelvo sobre mis pasos atravieso la placa dónde sube la vía que acabo de hacer y cojo una arista que sube pegado al bosque. Son las ocho de la tarde y miro arriba. Puedo remontar como unos 500 metros de desnivel y ver si por el otro lado de la montaña podría bajar. Para asegurarme de que no me equivoco decido llamar a la Guardia Civil para mirar se ellos me pueden aconsejar.
El Guardia Civil de montaña me dice que de allí sin cuerda no se puede salir y que estoy enriscado. Que vienen a buscarme. A las 12 de noche sentado pacientemente veo luces de los Guardias Civiles al otro lado de la montaña. Nos ponemos en contacto por teléfono y les aviso que van directos al precipicio. Se dan la vuelta e intenta rehacer el camino que yo he hecho pero es muy oscuro así que me vuelvo a poner en contacto con ellos y les digo que no vengan que paso la noche allí y que mañana por la mañana ya me indicaran un camino que seguro lo hay para salir de allí.
A las siete de la mañana el grupo de rescate me llama y me dicen que vienen a buscarme en helicóptero. Les digo que no que seguro que puedo salir por mi propio pie pero dicen que no y que en 5 minutos están allí. Escucho como despega el helicoptero de Benasque y enseguida los tengo sobrevolándome. A través de señas lumínicas del frontal y referencia geográficas (y florales jajajja) me localizan.
El aterrizaje es increíble apoyan un patín en un trozo de roca de poco más de de 10cm de ancho bajan los especialistas, hablamos y me indican como subir. El helicóptero se vuelve a posar abren la puerta y en 10 segundos estamos los tres dentro del aparato. En 2 minutos estamos en el helipuerto.
Hablamos, me disculpo me explican anécdotas y me llevan al camping. De verdad, gente increíble y muy amables. Están hay para ayudarnos pero hemos de intentar que no se pongan en peligro por memeces como la mía.

Al día siguiente llueve y nos vamos a entrenar al rocodromo de la escuela de montaña de Benasque. Es grande, pero está muy descuidado. Aún así estamos un par de horas haciendo vías.

El miércoles nos vamos al Pico Perdiguero (3.222m) ponemos el modo avión y en 6 horas estamos de vuelta en la furgo.

El jueves nos acercamos hacer la ferrata de Castejón de Sos. No tiene mucho y en poco más de 30 minutos estamos listos. Vuelta al camping y los niños a jugar con los "amigos".

El viernes el enano nos vamos hacer la vía del Espolón Picapiedra 400m V sin equipar en el pico de la Renclusa. Hay algunas reseñas en Internet. No tiene pérdida. La vía en sí no es bonita y hay que tener cuidado con algunas lajas y piedras grandes. Salimos a las 9 del párking de la Besurta y a las 15h estamos de vuelta. Escalamos rápido y disfrutamos de los Maladetas.

Se acabó. Para Tossa de Mar a dejar a los enanos con sus primos franceses para que disfruten. Eso sí, Násser quiere ir a escalar a la Cala Pola para probar un 6c que hay allí.











































No hay comentarios:

Publicar un comentario