En algún lugar

"De pequeño me impusieron las costumbres, me educaron para hombre adinerado, pero ahora prefiero ser un indio que un importante abogado"

Extremoduro


miércoles, 5 de noviembre de 2014

Puigpedrós, Cerdanya (y algo de la francesa) y el Solsonés...

Cuatro días nos juntamos y antes de que lleguen las nieves nos programamos una salida a los Pirineos. Subir un pico, escalar y hacer algunas visitas son las propuestas que nos hacemos. El Puigpedrós (2.914m) en la Cerdanya es el candidato. Después al día siguiente escalar, aprovechando que el lunes pronostican lluvias y después de dedicar un par de días a pasear o visitar algun museo comarcal.

Pasamos por el túnel del Cadí y después de pagar el "impuesto revolucionario" de 11 "euracos" llegamos ya de noche al refugio de Malniu. Aparcamos junto dos furgonetas más y después de celebrar la castañada nos ponemos a dormir bien  juntitos y abrigaditos con el edredón.

Bien temprano se nos acerca el guarda a recordarnos que tenemos que abonar el precio del párking. Bueno ningún problema. Sabíamos que eran unos 3 euros por aparcar. Pero no; como hemos dormido nos cobran 17 "eurillos" ¿por qué? pues porque son así de majos. Te llevas tu cama, tus sabanas, tu cena y les tienes que pagar. Resulta que si aparcas por la mañana son 3 euros justificándolo que se destina a la conservación de la pista y el párking. Correcto. Pero si duermes pues ya sabes el gasto se cuatriplica. Por lo visto por la noche la furgoneta ejerce una fuerza extra sobre el terreno deformándolo. Ya sabéis si queréis subir por el refugio aparcáis unos kilómetros más abajo, dormís y luego por la mañana llegáis al refugio pagáis tres eurillos y tendréis derecho a ducha y lavabo.

A las nueve nos ponemos a caminar. Násser y África están un poco fondones. Aunque hace sol, hay pequeñas ráfagas de viento que te hacen estar incómodo. Vamos subiendo. Es una ascensión ligera, y bien marcada. Las paradas son obvias. En el coll de Mulleres a 2493m realizamos la primera. La mañana avanza y el día es claro y reluciente. Una vez superada el último desnivel destacable, que superamos otros 300 metros en poco terreno, el pico ya lo tenemos a tocar. El terreno se vuelvo más seco y pedregoso, unos 200 metros de desnivel muy progresivos nos quedan hasta coronar. Superamos la última pedregada y llegamos.

La baja la completamos en poco tiempo, aunque nos paramos a comer en el collado de Mulleres una hora. Total 4 horas de excursión. Recomendable y fácil para empezar a caminar con los críos.

















Por supuesto no íbamos a tirar otros 17 euros y nos fuimos. La idea era escalar en Olopte, pero finalmente no encontramos ningún sitio para aparcar tranquilos. Así que nos fuimos a la fira de Puigcerdà y luego nos desplazamos hasta la Cerdanya francesa a un sector de escalada que está situado en el pueblo de Llo. A la entrada del pueblo hay un gran párking lleno de autocaravanas y furgonetas. Vimos alguna con la pegatina del foro. Dormimos allí y al día siguiente movimos la furgo hasta un aparcamiento en el pueblo para acceder al sector de escalada.  También hay una ferrata en la misma zona.

Al sector de escalada se accede subiendo una pista muy "empinada". Son 10 minutos. Nosotros nos encontrmos de cara con una "estampida" de vacas de huían de un todoterreno con ruedas enorme. Suponemos la nuevas formas de recoger a los animales. Un francés que paseaba con su perro tuvo unas palabras con el conductor del vehículo.

Era el día perfecto, sol pero sin calor. El sector es de invierno pues en verano suponemos allí no se podrá ni asomar la cabeza. El problema fue que todos teníamos un mal día y que el sector no acompañama para estar con los niños. El pie de vía no era accidentado era directamente peligroso para estar con ellos. Fallo. No supimos interpretar y asegurarnos bien de este tema. Por lo demás hicimos tres vías de grados apretados (según nuestro entender) y disfrutamos de las vistas, que esto sí , eran preciosas.














Una vez de vuelta a comer un poco...

Como el día no fue del todo bueno, unos escaladores locales nos indicaron un par de sectores para escalar bastante interesantes y cercanos. El pronóstico indicaba que las lluvías no aparecerían hasta la tarde con lo que podríamos visitar uno de los sectores e intentar pasar un día divertido. Elegimos entre Font-Romeu y Saint Pierre dels Forçats. El elegido es este último. El sector es una gran piedra de granito en medio de una urbanización y cerca de las pistas de esquí, que parece haber sido colocada allí por sobrar en algún otro sitio (aquí un poco de información extra: http://aunachapadelcielo.blogspot.com.es/2012/08/escalada-en-saint-pierre-dels-forcats.html).
Es un sector interesante, con una aproximación 0 y con un píe de vía para los más pequeños.
A las siete de la tarde ya de noche y con mucho frío y después de un día para olvidar nos fuimos a dormir. Aparcados en el párking de la estación esperamos un nuevo día.  Pero por la mañana llovía
muchísimo (aunque el Sol también hacía acto de presencia) y tuvimos que rehacer los planes.



 Un lugar a tener en cuenta, sin duda...

Echamos mano de uno de los libros de recomendaciones y nos desplazamos hasta Organyà en el Alt Urgell para, si los pronósticos son exactos, disfrutar de una propuesta de senderismo que recoge el libro Excursiones con niños por el Pirineo Catalán de editorial SUA. Se trata de un pequeño paseo por la vall de Cabó dónde se recorre una pista en un entorno de campos de conrreo, muchos abandonados, para ir descubriendo los dólmenes que salpican la zona.
Un paseo tranquilo y relajado, que se puede hacer en BTT, y que transcurre por un lugar muy tranquilo con la ermita de Santa Magdalena en lo alto pic del Mont-Roi; el chispeo y el día entre semana también favoreció la soledad de la cual disfrutamos.
Después buscamos el acceso a la ermita a través de una carretera secundaria que enlazan diferentes pueblos de la zona y que nos condujo hasta Montanisell donde acababa el asfalto y empezaban diferentes pistas de tierra. Para subir a la ermita se puede hacer a través de una pista, según nos dijeron, aparcar y continuar a píe. Bastante antes, y como información, hay una zona de picnic muy tranquila para disfrutar que se llama Font Bordonera. Como era hora de comer paramos en un recodo de la pista y comimos tranquilamente.







Desde el mejor balcón del mejor apartamento...
Por la tarde y con un sol reponedor nos fuimos hasta Coll de Nargó a escalar un poco el clásico sector de los Titolos que dan a la cara sur y como pudimos comprobar estaba el píe de vía y la pared secos completamente.









Apuramos hasta la noche y nos dirigimos hasta Solsona. La oficina de turismo la pillamos cerrada pero aún así nos atendieron y nos dieron muchísima información de lugares que visitar.
Escogimos el parking de Olius para dormir y visitar al día siguiente su pequeño pero extraordinario cementerio modernista.  Ya os podéis imaginar los niños con que si la muerte esto, si lo otro...Tranquilos estuvimos os lo podemos asegurar.
Al día siguiente, frío y lluvioso, visitamos el cementerio que no deja de sorprender ver la cantidad de esfuerzo volcado en el arte funerario que tiene que ver con el descanso eterno. Es una parada obligatoria. Después no desplazamos hasta la ermita de la Mare de Deu del Miracle que está acompañada por la torre del Riner, una fortificación datada del 997 en un paraje mágico. Nos adentramos en su interior de visita libre, pero que en la puerta ya avisa al visitante que dicho acceso se hace bajo la responsabilidad de cada uno, y subimos por unas escaleras pronunciadas hasta su última planta. Los críos os podéis imaginar alucinaban. Después para completar la visita nos buscamos un tesoro que había por la zona. Fantástico el lugar y cargado de propuestas senderistas.
















Continuamos hacia el sur. A través de las carreteras secundarias y utilizando uno de los mapas facilitados en la oficina de turismo fuimos a ver el don de la Pera cerca de la población de Ardèvol. Es un gigantesco dolmen que data, aproximadamente, hace unos 3500-4000 años. No obstante es restaurado; por lo visto.

 Hacía un frío que pelaba. La niebla nos iba engullendo, pero como nos quedaba cerca nos fuimos al Santuari del Pinós a visitar la Rosa dels Vents que simboliza el centro geográfico de Catalunya. Justo cuando llegamos había muchísima niebla, muchísimo frío y muchísimo viento. Foto de rigor y a comer calentitos a la furgo.Siestecilla y para casa.



P.D: Hemos descubierto el Solsonés una comarca que teníamos olvidada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario